Grupos de expertos están cuestionando los métodos convencionales, en este caso, el sueño infantil, la eterna preocupación de los padres. Lo que no se sabía hace treinta años, sí está verificado en los anales científicos actuales, y por ello, este libro se inmersa en una profundización de la biología del sueño tanto adulto como infantil, para entender verdaderamente todo el proceso natural.

 

La pediatría del sueño se esfuerza en que nuestros hijos desarrollen unos hábitos de sueño lo más adultos posibles cuanto antes, cuando la naturaleza ha dispuesto que los bebés tengan una arquitectura del sueño diferente a sus mayores […] Forzar un sueño con características impropias de las que le corresponderían al sueño del niño por su edad y momento del desarrollo, podría tener importantísimas implicaciones funcionales. 

 

Es una lectura esperanzadora porque son estudios empíricos e irrevatibles respecto al tan nombrado colecho (dormir junto al bebé) -el cual explican paso a paso cómo realizarlo con total seguridad y rebaten los mitos extendidos en base a ello- lactancia materna, y todo el proceso natural que estábamos dejando atrás, olvidado, tras años de leche artificial y consejos para vivir despegados de nuestros bebés por meras especulaciones sin fundamento en un mundo industrializado que acarreó un mayor porcentaje de muertes súbitas.

 

Una vez más, nos damos cuenta de lo difícil que es cambiar unas creencias convencionales que están arraigadas profundamente. De ahí que todavía exista mucha confrontación en el campo médico y social. Pero para eso están las profesionales como María Berrozpe para seguir insistiendo en la parte más fundamental: La biología humana. Consiguiendo así que no nos sintamos tan frustradas, confusos e incomprendidas, y en su lugar, nos empoderemos para seguir fomentando el cambio tan necesario y urgente que necesita nuestra sociedad.

 

El contenido del libro está compuesto por una gran parte de la información recopilada y organizada del blog El debate científico sobre la realidad del sueño infantil, excluyendo las partes más técnicas para que sea una lectura más amena y comprensible. En él no se atribuyen criterios, sino que es una exposición neutral sobre el sueño infantil en la biología humana. Nos explica desde el género del sueño Homo hasta el del adulto actual, para que comprendamos el sueño infantil.

 

Según palabras del profesor McKenna: La fisiología del sueño infantil evolucionó en condiciones de estrecho contacto con sus padres.

 

Leyéndolo emprendes un viaje de sabiduría como si de un curso intensivo de biología se tratara. En mi caso, siento que he tenido la suerte de poder leer y aprender tantísimo sobre un tema tan desconocido para los que no nos dedicamos a ello. Pues todos dormimos, pero sin saber realmente qué es el sueño, de qué se compone y cómo va evolucionando con los años.

 

Una lectura muy recomendable para dejar de sentirnos tan perdidas respecto al tema más preocupante cuando aumentamos la familia e intentamos sobrellevar el cansancio de la mejor manera posible para todos. No sé si a vosotros/as os pasa, pero a mí me encanta aprender leyendo, escuchando, viendo… hasta sentir como mi conocimiento en ese campo crece. La libertad de decisión que adquieres tras ser consciente de la realidad de nuestra fisiología, en este caso, es lo maravilloso.

 

Solo me queda dar las gracias a María por brindarnos tanta sabiduría de manera ordenada y refutada con los estudios más actuales. Enhorabuena y… ¡Dulces sueños a las mamás y los papás que lo lean! Os ayudará a entender vuestro caso en particular sobre cómo facilitar el sueño de vuestro bebé.

 

La necesidad de devolver a los padres el poder y la autoridad que la pediatría del sueño tradicional pretende robarles a la hora de decidir cómo, dónde, y cuándo deben dormir sus hijos, ya que queda demostrado que ante problemas del sueño infantil de origen conductual y con enormes implicaciones culturales y emocionales, carece de la capacidad de ofrecer por sí sola las soluciones adecuadas y de alta calidad que las familias nos merecemos. 

*Los párrafos citados son del libro reseñado “Dulces sueños” de María Berrozpe.

  

c-Sara-Ribot

Sara Ribot, escritora