Acabamos de parir, se nos llena la habitación del hospital o nuestra propia casa de gente que ni siquiera nos han avisado de su visita, y encima nos traen un montón de trastos que ni hemos pedido, ni queremos y a veces ni sabemos para qué sirven.

¿Y si nos avanzamos a ese momento y pedimos cosas prácticas que no solo sirvan para llenar de trastos la habitación del bebé, sino que sirvan para ayudarnos un poco en nuestro día a día como madres acabadas de parir?

¿Quién no hubiese agradecido que le regalasen cualquiera de las cosas siguientes?

  • Clases de posparto para las parejas, en las que se les explique cómo pueden influir a la mujer las hormonas, el cansancio, las molestias o dolor por heridas sufridas en el parto o por un inicio complicado de la lactancia, etc. Vamos, que aprendan que si nos quejamos en algún momento, no lo hacemos por vicio y sepan entendernos aunque ellos no lo vivan de la misma manera.
  • Tuppers de comida. Hay días que apenas tenemos tiempo ni para ir al baño, así que como para ponerse a cocinar…
  • Vales por servicio de limpieza del hogar. Lo dicho, si apenas tenemos tiempo de ir al baño o comer, menos lo tenemos de ponernos a limpiar o planchar.
  • La visita de una amiga con una caja de bombones y tiempo para charlar sobre temas de adultos o de lo que nos dé la real gana sin ser juzgadas.
  • Un masaje a domicilio solo para la madre. Oye, que si hemos pasado 9 meses cargando un bebé en nuestro vientre, todo nuestro interior se ha movido para hacerle sitio, y ahora le toca recolocarse, bien nos lo merecemos.
  • Ofrecimientos, pero reales, para hacernos la compra.
  • Diez minutos de brazos disponibles que mezan al bebé, para tener tiempo de ducharnos, o treinta para poder echarnos una siesta…
  • Un listado de grupos de crianza y/o de apoyo a la lactancia al que poder acudir. Si nos traen la lista hecha nos ahorramos tener que buscarlo nosotras en internet.
  • La visita de una Doula a domicilio que nos resuelva las mil dudas que nos surgen los primeros días o que sepa a quién poder acudir para resolverlas.
  • Que alguien invente un filtro de consejos gratuitos e infundados. En serio, emprendedores del mundo, es una buena oportunidad de negocio que las madres del mundo agradeceríamos.
  • Si nadie inventa el filtro anterior, unos buenos tapones para los oídos o clases de como hacerse la sueca.
  • Que nos descubran 9 meses de vuelta. Ojalá hubiese existido antes este rincón 2.0, que muchas lo habríamos agradecido.

Seguro que libraros de mil peluches, que lo único que acaban haciendo es criar polvo, y poder disfrutar de cualquiera de esas cosas os gustaría mucho más, ¿a que sí?

¿Qué otras cosas te gustaría que te regalasen en tu posparto?

c-Belen-Doula-Barcelona

Belen Moes, Blogger