Muchas veces hemos oído hablar del suelo pélvico, pero realmente sabemos qué es y dónde está? la ginecóloga, las matronas e incluso otras madres nos hablan de él como si nada, pero realmente…¿ de qué se trata? ¿de verdad es tan importante?

IMG_6771

En pocas palabras: es el conjunto de músculos y estructuras ligamentosas que mantienen las vísceras de la zona pélvica (vejiga, uretra, útero, vagina y recto) y contribuyen a que se desarrolle con normalidad las funciones de cada una de ellas: micción, reproducción, función sexual y defecación.

Toda esta zona está sometida a grandes cambios hormonales y fisiológicos durante el embarazo y el post parto. Pero es en el parto donde hay un mayor riesgo de sufrimiento para el suelo pélvico; es este el momento donde la recuperación se hace necesaria en alguna de las disfunciones o desajustes que pueden aparecer de manera inmediata o a largo plazo y por ello, se recomienda seguir un programa de recuperación del suelo pélvico para mejorarlo y sobre todo, prevenir posibles complicaciones.

A menudo no somos conscientes que tenemos debilitada la zona hasta que “notamos que algo raro” pasa ahí abajo, por esto debemos ser más conscientes que debemos cuidarnos y tomarnos en serio nuestro cuerpo, no sólo la parte que los demás ven, si no que también las que no vemos ya que nos puede comportar incomodidades más desagradables. Cuando el suelo pélvico está debilitado, es entonces cuando pueden aparecer incontinencias urinarias, prolapsos (caída de la víscera) y disfunciones sexuales.

No obstante cabe decir que no siempre sale perdiendo el suelo pélvico, un gran número de madres han parido sin tener después problemas ni disfunciones de la zona, ya que cada cuerpo es diferente y afronta el parto de manera distinta e impredecible aunque te hayas preparado para él con ahínco y voluntad.

Es por ello que una revisión des de el punto de vista osteopático y fisioterapéutico es importante y recomendable para descartar posibles desajustes físicos no detectados por una misma.

c-Estel-Serramitjana

Estel Serramitjana, fisioterapeuta