9mesesdevuelta-nuestros-9-meses-de-vuelta

Cada una de nosotras hemos hecho nuestro propio proceso a través de nuestros 9 meses de vuelta de la maternidad. Que en realidad no son de vuelta, sino de entrada en la nueva vida que estamos viviendo. Pero como siempre que nos toca aceptar una nueva situación vital, lo primero que pensamos es en “recuperarnos” y volver a ser nosotras mismas, volver a encontrar nuestra zona de confort y nuestra manera de vivir a nuestra manera y según nuestras costumbres y deseos.

Para todas nosotras, las impulsoras de este blog, la maternidad significó cambios importantes en nuestra vida, no solamente en lo evidente como que somos uno (o más) miembros nuevos en la familia, sino que se nos puso el mundo del revés, modificando nuestro cuerpo, nuestras prioridades y necesidades.

Lo que fue quizá más complicado es volver a crear una “normalidad” y construir unas nuevas expectativas realistas y acertadas. Nos han enseñado a ser mujeres independientes, tenemos nuestras propias metas laborales y estamos acostumbradas a gestionar nuestro tiempo.

Y llega el bebé…

El bebé no cabe en nuestra vida. No hay (casi) nada planificado para que el bebé tenga un espacio en nuestro día a día, necesitaríamos años y años sabáticos para poder hacernos el uno al otro, atender sus necesidades y las propias, comprender que la mayoría de cosas aprendidas no nos sirven para afrontar lo que estamos viviendo, que tenemos la necesidad de volver atrás y que nos den un máster que incluya conocimientos de medicina pediátrica, primeros auxilios, psicología, antropología, gestión doméstica y un sinfín de conocimientos vitales que ahora nos parecen imprescindibles.

¿Y nosotras?

No es que no queramos cuidarnos a nosotras mismas, no es que no le importemos a nuestro entorno. Es que el cambio es tan grande y las necesidades del recién llegado son tan abrumadoras, que la madre no cabe en sus propias prioridades. Cuesta mucho volver a estar en el listado de las cosas de las que hay que ocuparse, cuesta incluso atender necesidades tan básicas como ir al baño, comer o asearse. Poco a poco vamos recuperando esas pequeñas cosas pero el proceso es largo, mucho más largo de lo que nos imaginamos o de lo que nos cuentan.

¿40 días o 9 meses?

Cada mujer necesita su tiempo concreto para recuperarse físicamente del embarazo y el parto. El posparto “oficial” según los estamentos médicos son 40 días, la famosa cuarentena. Es un proceso fisiológico de recuperación inmediata del posparto. Por otro lado, también se habla de una recuperación física más completa que implica que todos los órganos vitales de la mamá que se han desplazado a causa del embarazo, vuelven a colocarse en el sitio de partida. Pero el tiempo que tardamos en reubicar nuestra vida no está predefinido. Podemos tardar días o años, cada una de nosotras vive su situación personal, puede apoyarse en más o menos personas, tiene un entorno más o menos flexible, comprensivo y atento…

Por ello nace este blog titulado “9 Meses de Vuelta”, porque la vuelta a la normalidad atañe a muchos aspectos de nuestra vida: nuestra realidad, nuestra maternidad, nuestros sentimientos, nuestro cuerpo, nuestros hijos, nuestro entorno… hablaremos de esto y mucho más a través de profesionales de diferentes ámbitos que darán respuesta, nos darán recursos e ideas para afrontar y disfrutar de esta nueva etapa de nuestra vida que, con sus luces y sus sombras, solamente es eso, una etapa.