Durante los nueve meses de embarazo nos hemos cuidado y nos han mimado mucho. En esta etapa quisimos priorizar el descanso y nos envolvimos en un ambiente agradable y único para el bienestar de nuestro bebé. Ahora bien, cuando llega el momento de dar la bienvenida a la nueva personita que ha engendrado un amor incondicional en nuestros corazones, también llegan los miedos, las dudas, la incertidumbre de si lo estaremos haciendo bien o no, y por si fuera poco, la presión de nuestro entorno. El caos se apodera de nuestras vidas.

El cambio que experimentamos es considerable, y si lo añadimos a nuestro estado anímico gracias a la oxitocina y a nuestro cóctel de hormonas, ya hablamos de sentimientos mayores. Por eso veo esencial hablar sin tapujos de lo que realmente sentimos: ese amor incondicional mezclado con nuestros miedos y nuestra sensibilidad. Pero aquí estamos nosotras, las mamás, para recordarnos que hay muchas maneras de pasar este cambio con más positivismo y disfrutando de esta nueva etapa. ¿Cómo? Aquí van seis consejos con los que podemos sentirnos mucho mejor e, incluso, renovadas.

9mesesdevuelta-bebe-recien-nacido

Tip 1. Confía en tí misma

Si nos hemos estado informando durante el embarazo acudiendo a grupos de apoyo presenciales o virtuales, tendremos nuestra confianza mucho más consolidada. Esto no quiere decir que en algún momento no nos topemos con alguna duda, pero el temor desaparecerá si seguimos nuestro instinto gracias a lo que hemos aprendido de otras mamás.

 

Tip 2. Oídos sordos

Siempre habrán consejos muy útiles pero al confiar en ti y tu instinto, no te hará tanta falta preguntar y recurrir a ellos. De este modo te dejarás llevar por el ritmo y la demanda de tu bebé y, por supuesto, te será más fácil hacer caso omiso a esos otros comentarios de las personas que opinan sin fundamento. Diremos gracias, pero a quien realmente escucharemos será a nuestro bebé y a nosotras mismas.

 

Tip 3. Evitemos el cúmulo de visitas durante el primer mes

Es totalmente comprensible que los familiares estén deseosos de achuchar al nuevo miembro de la familia, incluso que nosotros estemos ansiosos por mostrarlo, pero tanto nosotras como nuestro bebé necesitaremos mucha intimidad. Demos lactancia materna o artificial, el vínculo desde el primer segundo es verdaderamente importante, por eso, recomiendo a ciegas que el flujo de visitas sea nulo o leve. Las primeras 24 horas y hasta el primer mes, es esencial que nos adaptemos a la nueva situación sin interrupciones constantes. A medida que vayan pasando los días ya iréis decidiendo dicha afluencia de visitas dependiendo de vuestra situación personal. ¡Ánimo!

 

Tip 4. Descansa cuando tu bebé duerma

Todas sabemos lo difícil que son los primeros días y los primeros meses de vida del bebé, no sólo por los cuidados constantes que necesitan sino también por la falta de sueño y la necesidad urgente de acomodarnos a esta nueva situación. De ahí la importancia de dejar las tareas del hogar y el trabajo de cualquier índole en segundo plano. No dejemos que esa presión social y familiar nos perturbe la paz que invade el hogar cuando una familia se dedica plenamente a lo que le atañe, por ejemplo: Mamá de descansar y cuidar del bebé. Papá de ayudar a mamá y cuidar del bebé.

Recomiendo, sin duda, hacer las siestas junto a nuestro bebé realizando el piel con piel.

 

Tip 5. Un buen baño de espuma con agua templada.

En una de las siestas que pueda hacer nuestro bebé, será el momento ideal para dejarle con papá o algún cuidador/a con quién tenga ese vínculo, y nos daremos un buen baño, con o sin espuma, y con agua templada – no muy caliente en el caso que demos lactancia materna – para re-conectar con nosotras, reflexionar sobre lo que queramos, relajarnos y sobre todo, recargar pilas. ¿El tiempo? El que nuestro bebé nos deje hasta que nos reclame, y en ese momento despertarnos, en el caso de que a la hora de reflexionar nos hayamos quedados fritas, roncando y babeando.

*ACTUALIZACIÓN: Aclaramos que no está recomendado bañarse en los primeros días de posparto. Antes de realizar el primer baño posparto, es importante que valores conjuntamente con tu comadrona esta posibilidad.

Tip 6. En momentos de agobio y estrés, recordemos que sólo es una fase

¿Habrán momentos de agobio? Por supuesto. Pero eso no es malo, sino natural. Nadie dijo que fuera fácil. Un truco que a mi me funcionaba mucho para calmar mi ansiedad momentánea o mis bajones hormonales, era el acto de mirar las pequeñas manitas de mi bebé. Eso me recordaba que esta etapa, aunque ahora parezca eterna por nuestro cansancio acumulado, en realidad es fugaz. Cuando nos queramos dar cuenta, nuestros bebés habrán dejado de serlo para pasar a ser niños y niñas libres de pensamiento y con un apego seguro al haberlos cuidado con todo el amor que supimos dar. Así que respiremos hondo, pidamos ayuda sin sentirnos malas madres o malos padres, e intentemos adaptarnos a esta nueva situación familiar del mejor modo que sepamos para todos y cada uno de nosotros.

 

Lo más importante que necesitamos saber en estos momentos tan maravillosos pero a ratos, complicados, es que NO ESTAMOS SOLAS. Somos muchas en tu misma situación. Comparte tus pensamientos sin temor porque seguro que habrá otra mamá en sintonía contigo. Sepamos decir basta cuando no podamos más sin sentirnos juzgadas. Hagamos tribu.

c-Sara-Ribot

Sara Ribot, escritora